Rap Debate

El Rap Debate es, al igual que la MAIA, una innovadora herramienta metodológica en la intervención social. Conjuga uno de los cuatro elementos del Hip Hop: el rap en su forma de improvisación o free style con el método de debate de Karl Popper. En esencia, es una herramienta pedagógica eficaz de resolución de diversos tipos e intensidad de conflictos; inclusive quienes desde Familia Ayara han participado del diseño e implementación del Rap Debate, encuentran en la metodología un instrumento que en ocasiones puede evitar la violencia.

 

Aquí puedes observar un proceso completo de Rap Debate ¡Míralo ahora!

Observa el documetal completo de Rap Debate dando clic AQUI

Conoce más a cerca de Rap Debate

Este es el caso de Julián Alejandro Maldonado, abogado, coordinador de proyectos en la Fundación Familia Ayara, quien está convencido de que la metodología, como instrumento de resolución pacífica de conflictos, podría usarse para la construcción de paz en entornos en donde los niños, niñas, adolescentes y jóvenes se ven afectados por confrontaciones violentas relacionadas al control territorial, como es el caso de algunos barrios de Medellín u otras ciudades latinoamericanas. 

Los componentes básicos de la metodología están dados por el pensamiento lógico y crítico y la argumentación, en donde los niños, niñas, adolescentes y jóvenes participantes deben presentar una problemática existente, aportando un análisis propio para llegar a una conclusión sobre la misma. Es así como el Rap Debate se basa en ideas y razonamientos lógicos, datos verificables, que nutran el argumento y este se convierta en una idea novedosa, propositiva y prospectiva de la problemática inicialmente identificada. Los niños, niñas, adolescentes y jóvenes u otros grupos adultos participantes de los talleres, son previamente familiarizados con elementos de análisis del discurso y construcción de argumentos, aplicados a temas del entono u oficio de los participantes.

El Rap Debate ha demostrado ser una metodología que ofrece habilidades que niños, niñas, adolescentes y jóvenes generalmente no reciben de la educación formal.
A la vez se motiva a que los niños, niñas, adolescentes y jóvenes investiguen sobre temas que les interese debatir, trabajen en la expresión oral y modifiquen estructuras de pensamiento. El Rap Debate ha demostrado ser una metodología que ofrece habilidades que niños, niñas, adolescentes y jóvenes generalmente no reciben de la educación formal. Así la aplicación del Rap Debates se convierte en educación informal complementaria a la ofrecida por el sistema formal.

Gracias al trabajo conjunto entre OIM y la Familia Ayara, la metodología ha sido perfeccionada desde que la Fundación y el Centro INCIDE la concibieron en el año 2013. Hoy en día se ofrecen talleres de formación a pares replicadores, que en un proceso de 40 horas, profundizan sobre argumentación lógica, discurso y dialéctica. Este proceso de formación garantiza la sostenibilidad de la intervención y la replicabilidad de la misma. Como explica Julián:

Las llamadas peleas de gallos, es donde dos jóvenes hacen free style con el objetivo de insultar más al otro. Dinámicas que, de entrada, reducen el nivel de violencia, pues en cambio de usar la violencia física, usan la palabra para insultarse. Sin embargo, cuando se cambia la capacidad del insulto por el argumento, empiezan a pesar de manera constructiva y argumentativa. Además estos debates generan liderazgos y empoderamientos; siempre resultan jóvenes que encuentran causas para defender y democratizan espacios de diálogo. En los barrios es muy difícil que la gente hable la problemática de la comunidad. Aquí, de manera indirecta, la comunidad participa y pone las temáticas para debatir. Ese espacio de diálogo y disenso sobre la temáticas que les importa, genera un diálogo social con argumentos y no de otra forma.

Varios de los niños, niñas, adolescentes y jóvenes que han pasado por el proceso de formación de Rap Debate, ahora son talleristas que, con experticia en el uso del discurso y argumentación y habilidad en el rap, lideran talleres cortos,  y que al igual que la MAIA, tienen un impacto y resultado luego de una sola sesión de trabajo con un grupo específico. Gracias al rap como instrumento didáctico, es posible que los niños, niñas, adolescentes y jóvenes que participan en esta experiencia, encuentren cercanía con la metodología y la lleven, como se ha visto, a sus comunidades como el barrio o la escuela.

El Rap Debate es también un método que permite hacer del conflicto una oportunidad, en donde los

niños, niñas, adolescentes y jóvenes pasan de la confrontación al análisis y las propuestas. La Familia Ayara ha visto que luego de los talleres y los eventos que se han denominado Battle de Barrio, las posibles dinámicas violentas se reducen; esto es posible a los liderazgos positivos que de allí surgen y que pueden encausar a los grupos de niños, niñas, adolescentes y jóvenes a la consecución de objetivos que buscan el cambio del entorno. Ahora los niños, niñas, adolescentes y jóvenes han aprendido a escuchar, refutar y dialogar a través del rap.

La metodología ha probado ser efectiva, tanto en entornos de vulneración de derechos para niños, niñas, adolescentes y jóvenes, como en otros contextos en donde existen altos niveles de estigmatización y discriminación hacia, por ejemplo, el movimiento y la cultura del Hip Hop. Julián identifica que es quizá allí, en donde la metodología tiene un impacto más contundente y está en función de la superación de estigmas, logrando alcanzar sectores disímiles de la sociedad. La metodología ha demostrado que logra superar prejuicios y cambiar imaginarios. Estos entornos de mayores ingresos económicos, cercanos a la academia o el sector industrial, superan sus prejuicios al ver que los niños, niñas, adolescentes y jóvenes tienen sólidas capacidades de argumentación y talento artístico. Así la metodología ha logrado ser flexible y adaptable a contextos tan disímiles como como la localidad de Ciudad Bolívar, el barrio el Codito en Bogotá, el Concejo Municipal y el Congreso Nacional.

La colaboración entre OIM/USAID y la Familia Ayara, ha instalado la capacidad de medir el impacto de la metodología de Rap Debate, así como de definir estrategias de sostenibilidad.
La colaboración entre OIM/USAID y la Familia Ayara, ha instalado en esta última, la capacidad de medir el impacto de la metodología de Rap Debate, así como de definir estrategias de sostenibilidad. La Familia Ayara ha establecido un modelo de evaluación sencillo que permite determinar la capacidad argumentativa de los participantes, la cual para la población de niños, niñas, adolescentes y jóvenes, generalmente se caracteriza por una baja estructura lógica en las afirmaciones Luego de los talleres, se conduce un análisis similar que permite comparar la construcción razonable del argumento y determinar el nivel de éxito del taller.

OIM vio nuevamente cómo la Fundación Familia Ayara es una organización que trabaja en complementariedad al Estado; desde una perspectiva de pedagogía sólida y con herramientas didácticas innovadoras, la Fundación instala y transfiere capacidades a la vez que genera elementos protectores para la población de niños, niñas, adolescentes y jóvenes. La Familia Ayara no requiere de consultores o académicos que diseñen metodologías que en ocasiones no son fáciles de llevar a las comunidades y tampoco no son apropiadas por estas. En el caso de la metodología del Rap Debate, el proceso de construcción es colectivo, los talleristas han ido perfeccionando la metodología, y como se ha dicho, la han replicado dando cobertura a una población que no se podría alcanzar de otra forma.

 

Medios

Rap Debate

Eventos